Sucríbete y te obsequio mi libro electrónico…

Con más de 100 videos disponibles…

Sígueme en Twitter AngieNewmanMex

Sígueme en Facebook…

Encuentrame en…

"Angy Newman en LinkedIn"

Colaboradora en EfektoTv en…

Colaboradora en…

Mi Columna mensual “El Poder está en Ti”…

Escritora Destacada

Retos Femeninos

Retos Femeninos

Columnista en

El Sol de Puebla

Colaboradora en Radio Fórmula

AnGy Newman en Radio Formula


Columna semanal en...

Coach y Vocera Oficial en Pro del Empleo y de la Educación

Huir no es la respuesta

No. 271 por ANGY NEWMAN

La Voz en pro del Empleo y de la Educación

CEO de NWMN Consultores

A medida que envejezco, parte de mi plan de supervivencia emocional debe ser buscar de manera activa inspiración, en vez de aguardar pasivamente a que ésta me encuentre.

Los enemigos de tu inspiración o pasión robarán todo lo bueno que posees si les das la oportunidad. Tu dinero, tu reputación, tu integridad y tu familia corren ese riesgo. No solo pueden robarte tu inspiración, tu pasión a la vida; también son capaces de robarte la alegría, los sueños y tus metas en la vida.

Aurelio tenía un buen empleo de Administrador en la compañía de teléfonos. Sin embargo, se sentía miserable. Odiaba su empleo y experimentaba varios tipos de presiones por parte de su esposa y de su padre respecto de los problemas de su vida. Uno de sus compañeros narra que cierto día él le dio: “No intentes hacer demasiado bien algo que odias, pues te obligarán a continuar haciéndolo el resto de tu vida”. Aurelio no estaba dispuesto a tolerar el estrés de un trabajo que odiaba y relaciones que lo agotaban, así que el 20 de septiembre de 1995 simplemente despareció, sin decir nada a nadie. Subió a su automóvil y viajó hacia una playa, se sostuvo arreglando motores de barcos. Con el transcurso del tiempo, asumió la identidad de otra persona y se mudo a Ensenada, donde encontró un empleo en una pequeña compañía de exploración petrolera.

Finalmente, siete años después de su desaparición, fue encontrado, y explicó a los medios: “Me sentía atrapado. No me gustaba la vida que llevaba”. Es cierto, la vida está llena de estrés. Es necesario que alguien se encuentre engañando o en negación para no aceptar eso. Por tanto, la pregunta no es: “¿Cómo podemos evitar las situaciones que producen estrés?”, sino más bien, “¿Cómo podemos aprender a vivir sin sucumbir ante el estrés?”  Y de  manera más específica, en términos del mensaje de mi columna: “¿Cómo podemos impedir que el estrés nos robe nuestra pasión?”.

Quienes están viviendo una vida plena son personas comprometidas a mantener su pasión por vivir. Seamos honestas: “la vida es dura”. Y yo simpatizo con Aurelio y con cualquier persona que como él se encuentre en un trabajo que odie y tenga relaciones que no le satisfagan. No obstante, él hizo algo incorrecto: huir no es la respuesta. Me atrevo a afirmar que vivir con la culpa de haber actuado así, tanto desde el punto de vista moral como legal, sin duda le produciría un estrés igual al que experimentaba con anterioridad.

No sé cuál sea tu sistema de estrés en este momento. Quizá sea elevado, pues la vida nos ofrece muchas situaciones que inducen estrés. Y cada una de ellas intentarán robarte un ingrediente clave de una vida plena: tu inspiración, tu pasión. No permitas que esto ocurra. Cuando el estrés disminuye, la inspiración, la pasión y la libertad de ideas aumentan, creando en ti seguridad y decisiones correctas. Es bendito aquel que se encuentra demasiado ocupado como para preocuparse durante el día y demasiado somnoliento para hacerlo por la noche. Lo único que tenemos que temer en la vida es “al no hacer nada por uno mismo”

Todos tenemos algo que dar, haz lo posible, ¡hazlo posible!

Derechos registrados por Angy Newman, prohibida su reproducción parcial o total sin mencionar la fuente