Compartamos, todos somos iguales

COMPARTAMOS

“Compartamos, todos somos iguales” 

“Si hablamos de equidad, hablemos de igualdad, para que hombres y mujeres podamos tocar desde el corazón la razón del bien común, para que se desprendan mejores oportunidades para cada uno de los individuos del mundo”

 

Consideramos que los mejores momentos de nuestra vida son los efectuados a través de los logros, pero también cuando compartimos y hacemos de cada acción una inspiración para quien nos ve o escucha. Encontramos en nuestro camino adversidades, que no son más que una invitación para revisar y ajustar lo que estamos haciendo. Tal vez insistamos que nuestras capacidades son mejores y mayores a otros individuos, esa forma de creer que no podemos equivocarnos o sentirnos superiores a los demás, conocida como soberbia, o mejor aún, demostrándonos en la mayoría de los casos, que no estamos preparados.

 

Si pensamos que somos iguales o mejores, debemos de partir por un sentimiento lógico, ser humildes. La humildad desaparece tan pronto como nos creemos superiores o sentimos que nuestras necesidades son más grandes que las de otras personas.

 

Cada uno de nosotros es un actor que intentamos impresionar a una audiencia, tratando de obtener el papel principal. Pero si deseamos prestar mucha atención a otro ser humano debemos entrenar nuestro ego sediento de reconocimiento, para que deje de luchar por ser el centro de las miradas y permitir que la otra persona lo sea. La gratitud en igualdad de condiciones es compañera cercana tanto de la integridad como de la humildad.

 

Gratitud sin integridad es falso halago, aunque se necesita humildad para decir: “Gracias, no lo hubiera podido lograr sin tu ayuda”. Cuando recibía amigos de alta jerarquía, el ex presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, gustaba llevar a sus invitados a caminatas nocturnas. Inevitablemente señalaba hacia el cielo y recitaba:

 

“Es una Andrómeda, la galaxia en forma de espiral. Es tan grande como nuestra Vía Láctea. Es una de las cien millones de galaxias. Está a dos millones y medio de años luz de distancia. Consta de cien mil millones de soles, muchos de ellos más grandes que el nuestro” Entonces, después de un breve silencio, sonreía y expresaba: “Bueno, ante ello, ustedes y yo, somos bastantes pequeños” Conclusión: Todos estamos en igualdad de condiciones, todos somos iguales”

 

Casi todas nuestras actitudes se atribuyen a la codicia o al egoísmo, en realidad son más consecuencia del orgullo. Quizás ninguna de nuestras pasiones naturales es más difícil de someter que el orgullo. Los individuos humildes que logran el éxito reconocen que no llegaron a la cumbre por sí solos, y de buen grado dan el mérito a quienes los ayudaron a lo largo del camino. Albert Einstein decía:

 

“Cien veces al día recuerdo de que mi vida interior y exterior depende del esfuerzo de otras personas, vivas y muertas, y que debo esforzarme por dar en la misma forma en que he recibido y estoy recibiendo”.

 

Todos tenemos algo que dar, haz lo posible, ¡hazlo posible!

Soy Angy Newman, Coach de Vida.

Recuerda, haz que las cosas sucedan, Tú tienes el control, Tú eres el  responsable.

Estemos siempre “Bien y de Buenas.

¡¡¡Tú Eres lo Más Importante!!!

ANWMN®.

Angy Newman®, ANWMN®, Newmanía®, Newmaniac®, Newmanito®, Newsmanía®,  El Poder de Estar Bien y de Buenas ®, ANWMN ®. Tu Eres lo Mas Importante®, Hermoza con Z®. Angy Newman Live®

® Todas son Marcas Registradas.

Septiembre 21, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *