El Poder de la Observación

El Poder de la Observación

Takeno Sho-o, gran maestro japonés de la ceremonia del té del siglo XVI, pasó cierta vez delante de una casa y observó a un joven que regaba las flores cerca de la entrada principal. Dos cosas llamaron la atención a Sho-o: primera, la gracia con que el hombre realizaba la tarea; segunda, una hermosa rosa de Sharon que había florecido en aquel jardín. Sho-o se detuvo y se presentó al joven, cuyo nombre era Sen no Rikyu. Sho-o deseaba quedarse, pero como tenía un compromiso previo debió partir de prisa. Antes de irse, sin embargo, Rikyu lo invitó a tomar el té con él a la mañana siguiente, Sho-o aceptó con agrado.

 

Cuando  Sho-o abrió  la puerta del jardín, al día siguiente, observó con horror que no quedaba allí una sola flor. Por sobre todo había ido a ver la flor de la rosa de Sharon, que no había podido apreciar al día anterior. Desilusionado, se dispuso a partir, pero en la puerta se detuvo y decidió entrar en la sala de té de Sen no Rikyu. En cuanto entró se detuvo, atónito: delante de él, colgado del techo, había un bello florero, y en él había una sola rosa de Sharon, la más bella del jardín. De algún modo, Sen no Rikyu había adivinado los pensamientos de su invitado y, con ese solo y elocuente gesto, le demostraba que aquel día huésped y anfitrión estarían en perfecta armonía.

 

Sen no Rikyu llegó a ser el más famoso maestro del té, y su característica era su increíble habilidad para armonizar su actitud con los pensamientos de los invitados y, con un gesto previsor, encantarlos al adaptarse a su gusto.

 

Cierto día Rikyu fue invitado a tomar el té por Yamashina Hechigwan, admirador de la ceremonia del té pero también un hombre dueño de un vivaz sentido del humor. Cuando Rikyu llegó a la casa de Hechigwan, encontró cerrada la puerta del jardín, así que la abrió, buscando a su anfitrión. Del otro lado del portón vio que alguien había cavado un foso y luego lo había cubierto con una lona y tierra. Al comprender que Hechigwan había planeado una broma, le siguió la corriente, pasó por encima del pozo y se embarró las ropas.

 

En apariencia horrorizada, Hechigwan salió corriendo de la casa y condujo a Rikyu  a un baño que por alguna razón inexplicable ya estaba preparado. Después de bañarse, Rikyu compartió con Hechigwan la ceremonia del té, que ambos disfrutaron mucho, riéndose del accidente. Más tarde Sen no Rikyu explicó a un amigo que había oído hablar de las bromas pesadas que solía gastar Hechigwan, “pero, dado que el objetivo es siempre adecuarse a los deseos del anfitrión, caí en el pozo adrede, con lo cual quedo asegurado el éxito del encuentro. La ceremonia del té no es en absoluto simple obsequiosidad, pero no hay té donde no haya plena armonía entre invitado y anfitrión”.

 

Para Hechigwan, ver al digno y pomposo Sen no Rikyu en el fondo del pozo resulto algo muy divertido, pero Rikyu se sintió igualmente complacido al dar el gusto a su anfitrión y ver cómo se divertía a su costa.

 

Les platico esta historia porque la actitud de Sen no Rikyu no es que fuera mago ni vidente: simplemente observaba con atención a quienes lo rodeaban, sondeaba los gestos más sutiles que revelaban un deseo oculto, y luego producía el reflejo de ese deseo. Aunque Sho-o nunca expresó su fascinación con la rosa de Sharon, Rikyu lo leyó en sus ojos. Si reflejar el deseo de una persona significaba caer en un pozo, pues bien, que así fuera. El poder de Rikyu residía en el habilidoso uso que hacía del Espejo del Cortesano, lo cual le daba la apariencia de poseer una capacidad extraordinaria para adivinar los sentimientos y deseos de los demás.

 

Todos tenemos un inmenso deseo y una profunda necesidad de creer, y nuestro primer impulso es confiar en una fachada bien armada y confundirla con la realidad. Después de todo, no podemos ir por la vida dudando de la autenticidad de todo cuanto vemos: sería demasiado agotador. Por lo general aceptamos como ciertas las apariencias, y tanto tú como yo, podemos hacer buen uso de esa credulidad.

 

Todos tenemos algo que dar, haz lo posible, ¡hazlo posible!

Soy Angy Newman, Coach de Vida.

Recuerda, haz que las cosas sucedan, Tú tienes el control, Tú eres el  responsable.

Estemos siempre “Bien y de Buenas.

¡¡¡Tú Eres lo Más Importante!!!

ANWMN®.

Angy Newman®, ANWMN®, Newmanía®, Newmaniac®, Newmanito®, Newsmanía®,  El Poder de Estar Bien y de Buenas ®, ANWMN ®. Tu Eres lo Mas Importante®, Hermoza con Z®. Angy Newman Live®

® Todas son Marcas Registradas.

Agosto 18, 2019

®Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de la titular del >>Copyright>> bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de este artículo por cualquier medio o procedimiento, comprendiendo la reprografía y el tratamiento informático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *